En estos tiempos donde hay gente que cada vez come mejor, mas saludable y mas light, quiero hacer una aclaración.

Hablando en distintos foros he encontrado gente que confunden comer light con comer sano.

Resumiéndolo mucho, podríamos decir que comer light es comer bajo en calorías y comer sano es hacerlo de manera saludable.

Con un ejemplo es posible que se entienda mejor.

Puedo comerme para merendar un sandwich de pan blanco industrial con unas lonchas de pavo “light” (de esos de contenido en carne 60%) y estoy comiendo bajo en calorías, pero no es muy saludable.

O puedo tomarme una porción de una tarta sin azúcar añadido y harinas no refinadas pero que contenga dátil, plátano y manteca de cacahuete (de la buena). Será una bomba calórica, pero los ingredientes son mas sanos que en el sandwich anterior.

Es muy importante comer acorde al gasto calórico de cada uno. Habrá quien pueda merendar una tarta entera debido a su alto nivel de entreno y habrá quien solo con olerla, engorde.

Dicho esto, aquí va la receta de la carrott cake saludable (que no light)

INGREDIENTES (para 6 raciones)

  • 200 grs. de zanahoria (ya pelada).
  • 130 grs. copos de avena (o harina de avena)
  • 2 huevos (mejor si son camperos o bio).
  • 100 grs. de aceite de girasol.
  • 90 grs de dátiles (unos 8 o 9)
  • 1/2 sobre de levadura.
  • 1 cucharadita de bicarbonato.
  • 1 puñado de nueces.
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado (opcional).
  • 1 pellizco de nuez moscada (opcional).
  • 1 pellizco de sal.

Para el frosting

  • 150 grs. de queso crema (tipo philadelphia)
  • 50 grs. de miel.
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón.

ELABORACIÓN:

Empezamos precalentando el horno a 180 grados.

Ponemos los dátiles a remojo con agua caliente (solo que los cubra durante unos 15 minutos).

Hacemos harina con los copos de avena con un robot de cocina.

Pelamos y rallamos la zanahoría (si tenemos thermomix podemos ponerla en trozos grandes y 10 segundos a velocidad 5).

Batimos los huevos junto con los dátiles remojados, el jengibre pelado y rallado, un pellizco de nuez moscada y el aceite de girasol hasta que quede homogéneo.

Añadimos la harina de avena, la levadura, el bicarbonato y la pizca de sal y batimos de nuevo.

Añadimos la zanahoría pelada y el puñado de nueces y mezclamos con una espatula.

Lo pasamos a un molde de unos 25 cm de diametro.

Lo metemos en el horno a media altura (180 grados) unos 40 minutos, dependerá del horno, así que podemos pincharlo con un cuchillo y tiene que salir casi limpio (este es un bizcocho algo húmedo).

Mientras se hornea, podemos preparar el frosting. Con unas varillas hacemos el queso de untar mas cremoso, le añadimos la miel y el zumo de limón y mezclamos con las varillas hasta que se integre todo.

Lo guardaremos en la nevera.

Cuando saquemos el bizcocho del horno, dejaremos enfriar totalmente. Una vez a temperatura ambiente, lo cortaremos por el centro longitudinalmente y lo rellenaremos con 1/3 de la crema. Le pondremos el resto de la crema en el exterior (bordes y sobre ella).

Lista para degustar.

Esperamos vuestros comentarios!!!

Carrot cake saludable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Contacta con nosotros